Queridos colegas Neurocirujanos:

En el último Congreso Argentino de la AANC de agosto 2016, tuve el honor y la inmensa responsabilidad de asumir la Presidencia de nuestra Asociación, y junto a un gran equipo de neurocirujanos entusiastas y comprometidos, que conforman la Comisión Directiva, continuar desarrollando la extensa tarea ya iniciada por mis prestigiosos antecesores.

La Asociación Argentina de Neurocirugía ha evolucionado notablemente en los últimos años, de la mano de la revolución tecnológica y, sobre todo, comunicativa.

Las áreas mas robustas son actualmente la actividad académica, de la mano de la gran cantidad de cursos y actividades on-line que hoy se ofrecen, así como la organización administrativa y científica, respaldada por la evolución de nuestra moderna sede con perfil web, la cual fuera incorporada e inaugurada recientemente. Asimismo, nuestro órgano de difusión, La Revista Argentina de Neurocirugía, ha mantenido e incrementado su nivel de excelencia.

Por otro lado, nuestra inserción orgánica en los sistemas prestacionales de salud es todavía precaria. El reconocimiento de nuestra actividad, dedicación, esfuerzo, así como la correspondiente contraprestación, todavía no ha sido lograda vía AANC. Solo hay casos puntuales, y casi todos en el interior del país, donde las asociaciones locales han podido satisfacer sus requerimientos económicos.
Es por eso que los que tenemos la responsabilidad de conducir nuestra Asociación debemos conformar comisiones activas, polifuncionales y comprometidas con nuestros objetivos.

En los primeros meses de gestión, hemos instrumentado una Subcomisión Asesora Legal, conformada por especialistas en la materia, así como miembros de nuestra Comisión Directiva, para dar respuesta, asesoramiento y apoyo a todos los requerimientos realizados por cualquiera de nuestros asociados.

Además, se ha conformado una Subcomisión de Asuntos Profesionales, con integrantes que representan federalmente todo el país, para ir dando respuestas y organizando todo lo atinente a nuestra prestación de salud. He encargado también a esta subcomisión, el desarrollo de una gran encuesta nacional, para conocer detalladamente la situación de cada neurocirujano en nuestra nación.

Pero hay un tema que es para mi de enorme jerarquía, y que mencioné en mi discurso de asunción en el Congreso Argentino. Es el referido a la ética médica y a la reserva moral de nuestra sociedad. Para conseguir nuestros objetivos, debemos respetarnos, apoyarnos y avanzar en forma solidaria. En este marco, considero que los neurocirujanos jóvenes son una parte fundamental de esta visión.

Es por eso que invito y convoco a este universo de médicos noveles a trabajar, a compartir y a participar de todos estos proyectos de interés común.

Hoy la Asociación Argentina de Neurocirugía es mas inclusiva y participativa. El trabajo en conjunto con nuestro honorable Colegio Argentino permite ingresar al mismo, y por ende a la Asociación, sólo cumplimentando el curso online de formación, según el convenio oportunamente realizado.

Por último, solo me resta agradecer el mandato otorgado por nuestro órgano madre, la Asamblea de la AANC, para conducir los destinos de nuestra Asociación en el ciclo 2016-2018.

Un gran abrazo a todos los neurocirujanos argentinos, y les recuerdo que la AANC es una Institución de puertas abiertas.

Muchas Gracias.

Fernando García Colmena
Presidente AANC